Terapia de Ventosa

Abre tus poros y favorece la circulación sanguínea y linfática.

Cómo funciona la Terapia de Ventosas?

El cupping o terapia con ventosas procede de las prácticas curativas de los antiguos chamanes de Mesopotamia. Consiste en la aplicación de ventosas sobre la piel, con las que se hace el vacío, succionando la piel y parte del músculo, de tal modo que se abren los poros y favorece la circulación sanguínea y linfática. Las ventosas tienen forma de copa (cup en inglés) y en la actualidad se fabrican de cristal y plástico.

El vacío se realiza de diferentes formas. Si se utilizan las de cristal, se hace calentando con fuego su interior para que se consuma el oxígeno y se cree el vacío y el subsiguiente efecto de succión. Las de plástico vienen provistas de una bomba de succión o de peras de goma que permiten extraer el aire.

Beneficios de la terapia

Como primer efecto y más importante, se le asocia una acción analgésica ( reducción del dolor). Esto se consigue a través de la mejora del flujo sanguíneo local, produciendo así la llegada de nutrientes, oxígeno, y la retirada de productos de desecho. Todo esto tendrá un efecto desintoxicante y depurativo sobre el organismo. Además, produce una liberación miofascial, mejorando el deslizamiento intertisular ( entre los distintos tejidos del organismo).

Los proponentes de la terapia afirman que tiene aplicaciones muy amplias, tanto las enfermedades de la medicina interna, como las del sistema nervioso o locomotor entre otras. Tos, resfriado, asma, celulitis, dismenorrea, parálisis facial, entumecimiento de los miembros y mordeduras de serpientes.

Beneficios

  • Efecto reflexológico. Actúa en las zonas reflejas de los órganos.
  • Efecto relajante muscular y descontracturante de tendones.
  • Efecto analgésico y antiinflamatorio.
  • Estimula el metabolismo y elimina toxinas acumuladas.
  • Previene el envejecimiento y aparición de arrugas.
  • Efecto anticelulítico. Ayuda a eliminar la grasa.
  • Regula el sistema nervioso y aumenta las defensas.

Las marcas que se provocan con el tratamiento desaparecen en una semana aproximadamente y no dejan ningún efecto estético negativo. Sin embargo, para que puedas aprovechar todos sus beneficios, es importante que te acerques con especialistas certificados en su aplicación. De lo contrario, existe el riesgo de lesiones musculares o cutáneas, como quemaduras e inflamación.

“Tu Salud lo Vale”

Top